Home

Quienes Somos

Nuestros Objetivos

Escritores

Our Blog

Links

Taller Literario

Este mes Homenaje a Gabriela Mistral
Semblanza de Mario Benedetti

Ernesto Sábato - Leer más

e-mail: info@grupopalabras.com

This website is designed by netcreative

Website counter

Este mes Homenaje a
Gabriela Mistral
Semblanza de Mario Benedetti - Leer más

Ernesto Sábato - Leer más


Alicia Monsech

Alicia nació el 9 de Noviembre de 1945 en Buenos Aires, República Argentina.
Después de cursar el Bachillerato Comercial trabajó en la sección contaduría de diferentes empresas. Sintiendo la necesidad de continuar estudios universitarios en una carrera humanística en 1973 ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de Bs., As., donde inició sus estudios de Sociología. Su carrera quedó inconclusa a raíz del cierre de esa universidad durante el golpe de estado de 1976. Llegó a Australia en 1977, país en el que se desempeñó como madre, ama de casa y comerciante. En el 2000 ingresó a la Universidad de Western Sydney, Australia, tres años después obtuvo el título como Bachelor of Community Welfare y en el 2004 el de post-graduada en Idioma Español.
Alicia ha participado en diferentes actividades del Pabellón Cultural organizado por Uruguayos Unidos. Actualmente realiza trabajo voluntario para la comunidad de Fairfield, lo que le ha valido el reconocimiento en 2004 y 2011 de Nick Lalich,  Mayor of Fairfield City Council;  también se desempeña como maestra de Español, es bibliotecaria del Grupo Literario Palabras, participa en concursos literarios, actividad con la que ha ganado premios en Australia y el exterior.

 

En aquellos días de Enero
(1er. Premio 2010,  Grupo Literario Palabras -  Sydney, Australia

Ni bien cantaban los gallos
en aquellos días de Enero
me levantaba en puntillas
para comer higos frescos,
compitiendo con mi madre
a quién llegaba primero.

Y en aquellos días de Enero
¡cargosa campana la del heladero!
me causaba angustia,
pues rompía el silencio.

Bajo ese sol agobiante
las horas pasaban lentas,
y los niños a escondidas
se escapaban de la siesta.

Mi madre salía a buscarme:
Vecino ¿no vio a mi hija?
_Pues se ha subido al aromo,
¡Que se va a matar su niña!

Y en las largas vacaciones
mi bicicleta volaba
haciendo compras al pueblo,
para volver apurada...
A jugar a la rayuela, la escondida,
El gallo ciego, bolitas y figuritas.

Son aquellos días de Enero
el tesoro de mi vida
y cuando hoy  el destino
me  juega experiencias malas,
me socorren los recuerdos
de bellas horas pasadas.
Alicia Monsech   (2010)

A un símbolo de mi infancia   
(2do premio grupo Palabras 2009)
Nunca olvidaré al aromo,  el del campito de enfrente,
donde en las tardes de viento remontaba el barrilete.
Cuando un día de Septiembre me corrió un toro fufando,
trepe rápido a su copa refugiándome en sus brazos.
Escapando de la siesta en los mediodías de Enero,
cuando el sol mas castigaba,
la sombra del gran aromo a los chicos albergaba.
En primavera anidaban los pájaros en sus ramas,
y en las mañanas de invierno a las vacas cobijaba,
juntitas amanecían,
pegaditas a su tronco esquivándole a la helada.
Hoy, después de tantos años retorne al barrio, soñando,
esperando rescatar un trocito del pasado,
mas con tristeza infinita comprobé con desencanto,
que amontonadas las casas cubrían el viejo campo.
Mientras todos me abrazaban diciendo: ¡está emocionada!
nunca supieron porqué, Yo lloraba...
lloraba porque el aromo..., el aromo ya no estaba!
Lloraba porque había perdido, a un amigo de mi infancia.

Diálogo del arroyo y el Pastor
(2do Premio 2010 - Concurso Internacional de  Poesía Infantil - Club de Leones ‘El Pinar’,  Uruguay)
_Arroyito de montaña
entre  peñascos vienes llorando.
Cuéntame: ¿ por qué lloras?
_Lloro porque se quejan
 las piedras cuando yo caigo.

_Llegando al valle venías cantando,
cuéntame : ¿por qué  cantabas?
_Cantaba porque el rebaño
a mi paso saludaba.

_Cuéntame que traen tus aguas,
arroyito de montaña.
_Traen las hojitas de un sauce,
porque lloraba.

_¡Que frescas están tus aguas!
Arroyito de montaña.
_Y el arroyo susurraba:
Para calmarte la sed,
 mojar tus plantas cansadas.

_Y cuéntame porque ríes,
arroyito de montaña.
_Río porque el sol que cae,
se va escondiendo en mis aguas.

_¡Adiós! nos vemos mañana,
arroyito de montaña.
_Y el arroyo respondió:
Esta noche es Noche Buena,
mañana te traeré flores
que el viento al ceibo arrancó,
para que adornes tu mesa,
¡adiós amigo pastor! 

Alicia Monsech